lunes, 31 de mayo de 2010

Ángeles y Demonios


Dicho así nos recuerda a la segunda novela de Dan Brown, pero nada más lejos de mi intención disertar en este blog a cerca de un “best seller”. Sin embargo si me gustaría hablar sobre un gran libro, poco conocido, que reúne en él varias singularidades e historias que lo hacen único.


El libro en cuestión se titula “Patrocinio de Ángeles y combate de Demonios”, y para conocer un poco las vicisitudes de este libro es necesario en primer lugar hablar del autor; Francisco Blasco de Lanuza. Este oscense nació en Sallent en 1595, Estudió y se doctoró en Teología, ordenándose luego como sacerdote. En 1638 fue nombrado párroco de Sandiniés.


Aquí es importante hacer una pequeña parada para entender las circunstancias geográficas e históricas que rodeaban a Blasco de Lanuza en este momento. Sandiniés se halla en el enclave del valle del Tena una región pirenaica de la provincia de Huesca que en esa época en la que es nombrado párroco se dividía geográficamente en tres “Quiñones”: el de Sallent, el de Panticosa y el de La Partacua. Este último estaba compuesto por las poblaciones de Tramacastilla, Sandiniés, Escarrilla, Piedrafita, Búbal y Saqués. Una zona en la cual sus poblaciones están a una altura entre los mil y mil trescientos metros, montañosa fría y humeda, que en siglo XVII era zona ganadera y de pastos. Una época en la que, religiosamente, se resalta la dicotomía entre el bien y el mal, entre los que están al lado de Dios, cristianos que cultivan las virtudes y los mandatos de la iglesia, y los que se hunden en la oscuridad del mal y los demonios. Estas zonas altas, ricas en hierbas silvestres, usadas por los lugareños durante siglos y que por el transcurso de los años se convierten en fiables remedios contra los males corrientes que aquejaban a la población, se convertirán en patria de sanadores y brujas. Estos prescriptores de hierbas que sanaban sin saber muy bien como, y que se rodeaban de cierto secretismo, se crecían en su éxito. Y si eran capaces de curar por medio de sus “artes”, que se mostraban infinitamente más eficaces que la fe y la oración, sería debido a que la parte contraria, el poder maligno, ostentaba su poder y curaba con facilidad. Los aquelarres y conjuros acompañaban a las pócimas, que con mezclas alucinógenas de hierbas y hongos lograban ver al mismo Satán. Estos hechos serían el caldo de cultivo de los casos de brujería y posesiones que azotaron Huesca, Navarra y País Vasco durante el XVII y objetivo principal de la Santa Inquisición española en esa época.



Aparece en este marco uno de los episodios más importantes de la brujería y la posesión demoníaca en España, las posesiones de Tramacastilla o valle del Tena. Entre 1637 y 1643 se desata un vendaval diabólico. Detrás de él un protagonista y dos colaboradores, Pedro de Arruebo, Miguel Guillén y Juan de Larrat, brujos y ganaderos, rufianes, bebedores y mujeriegos. Pedro de Arruebo era el dueño de la finca La Artosa, en Siqués. Era inteligente, astuto, audaz, caprichoso y atractivo, es de pensar que tanto él como sus compinches, sacarían buenos beneficios de todo tipo con sus actos, y sabiendo que sus víctimas eran mujeres entre once y treinta años es fácil imaginar cuales serían los favores demandados.

La Inquisición fue tras él y fue condenado a recibir doscientos latigazos y a pasar unos años en galeras, lo que implicaba prácticamente la muerte por la imposibilidad de soportar esas condiciones. Pero hay un documento que dice que Arruebo había sido visto por Madrid. Ángel Gari, antropólogo que ha estudiado en profundidad la brujería en el Alto Aragón, interpreta que, o bien se escapó, o bien en un viaje a Roma le fue perdonada la condena.



Volviendo a Blasco de Lanuza tuvo una intervención importante en el desarrollo en estos casos de posesión, hecho que le marcó posteriormente en su vida e que influenció de manera importante en el contenido de las obras que escribió. Dejó la parroquia e ingresó en la orden benedictina, fue presidente de su congregación en la provincia y abad del monasterio de San Juan de la Peña. Su influencia y popularidad fue tal, que por dos veces fue diputado del reino en Aragón.



Y retomando el hilo inicial de este artículo volvamos al libro “Patrocinio de Ángeles y combate de Demonios”. Según el autor este libro es “una ilustración de los beneficios que hacen los ángeles de la guarda a los hombres [….], y también de las astucias e impugnaciones de los demonios. “ No obstante el protagonismo de los demonios es mucho mayor, ya que en este libro se explica la experiencia del autor, durante su tiempo de párroco, en la epidemia demoníaca.

La mítica batalla celestial entre ángeles rebeldes y leales que habría tenido lugar antes de la creación del mundo, y que terminó con la derrota de los primeros y su consiguiente descenso al abismo, encontró un eco extraordinario en la Europa del siglo XVII. Según numerosos testimonios de la época, las fuerzas del bien y el mal, cuyos enfrentamientos continuaron a partir de la caída, renovaron entonces sus denodados combates con fuerza inusitada en los rincones más remotos de la Cristiandad. Para los teólogos, dicho estado de cosas constituía una prueba irrefutable de la obligación por parte de los fieles de apoyar al bando de los justos frente a los continuos e inesperados ataques de los espíritus infernales.

Estos ideas sirvieron de inspiración a Blasco de la Lanuza para la ejecución de su libro que salió a la luz en 1652 que en realidad era la continuación de otro libro anterior titulado: “Beneficios del Ángel de nuestra guardia y efectos del Gobierno de Dios invisible” 1637.



Una de las rarezas de carácter bibliográfico de este libro es que fue el único libro impreso en el monasterio de San Juán de la Peña y dicha empresa se llevó a cabo por el impresor oscense Juan Nogués (ignoro si sería pariente de Bernardo Nogués, impresor valenciano, Serrano Morales no aclara gran cosa) No sé qué razón le llevó a imprimir dicho libro en tan apartado lugar, teniendo su oficina en Huesca. Se me ocurren varias circunstancias. Tal vez por lo dilatado de la obra y para evitar dilaciones se imprimía según se escribía, o bien pudo ser debido a que el autor era el abad del monasterio, y para corregir las pruebas tipográficas necesitaba que el impresor estuviera siempre presente, o bien por tratarse en su mayor parte una obra sobre demonios, y dados los sucesos acontecidos en la zona era mejor realizar la impresión en suelo sagrado; bueno, no dejan de ser conjeturas.





Físicamente el libro es hermoso, un in-folio de 18 h + 1186 p + 42 p con el texto a doble columna encuadrado en doble cajetín, con un hermoso frontis, grabado por Orozco, donde se escenifica la victoria de los ángeles sobre los demonios. Le sigue, portada orlada, donde se lee que consagra el libro a San Miguel.



El libro está dividido en dos partes.



1ª -Libro primero: Del patrocinio de los ángeles y de los favores qve hazen a los hombres desde sv principio, hasta la mverte”



Parte primera: “Prvevase qve Dios envía a ángeles santos, para qve gvarden a los hombres.

Parte segunda: tratase del modo, qve esta distribvyda la cvstodia de ángeles, por hombres, y por otras criatvras.

Parte tercera: Tratase, de los beneficios, devociones, virtvdes, y otros efectos, que obran la asistencia del Ángel Cvstodio en el hombre.



2ª- Libro segundo: Del combate de demonios; insinvanse la contra cvstodia, qve pone Lucifer, y la persecvcion de sus ministros. Es una ilvstracion de la competencia altiva de Luzifer con Dios; de las astvcias; con que se persigve al hombre.

Parte primera: Trata de la contra cvstodia, que pone el principe de los demonios.

Parte segunda: Trata de las Transfigvraciones , revelaciones, y tentaciones de los demonios.

Parte tercera: Trata de los maleficios de los demonios, y de los efectos, qve obran sus ministros.


En esta última parte Francisco Blasco de Lanuza da una explicación detallada de los sucesos de Tramacastilla a partir del capítulo diecinueve.


Es un libro fácil de encontrar en Bibliotecas públicas el CCPBE da más de cuarenta ejemplares entre completos, incompletos y partidos en sus dos partes. Pero en cambio yo no recuerdo en mi vida de bibliófilo haber conocido venta alguna de algún ejemplar. Palau que cita el libro, con el número de orden, 30768, si que indica dos ventas. Una en la librería Layetana, en 1931 por 75 ptas. y otra en la librería Bardón en 1948 por 300 ptas.


No he visto más referencias de venta del libro titulado, Patrocinio de Ángeles y Combates de Demonios, pero haberlos haylos.

12 comentarios:

Diego Mallén dijo...

¡Qué artículo más interesante y didáctico!" Muchas gracias Lamberto. he comenzado mi mañana con su lectura amena.
Yo tampoc he visto jamás ese libro en mercado. Hay libros bien raros que a pesar de que el CPPBE relacione jamás se ven en mercado. Recientemente he visto dos ejemplos: La Palinodia de Vasco de Tanco y la primera edición española del Dante.
El tema de ángeles y demonios es tan sugerente... Lamento no disponer de tiempo ahora para dejar referencia de alguna otra obra rara al respecto.
Esta que colacionas es de rareza insigne y bellamente editada como se aprecia.
Saludos bibliófilos.

Urzay dijo...

Interesante artículo, Lamberto. Me pregunto por qué razón este tipo de libros, como también los de caballerías de los que hablabas en el artículo anterior, suelen llamar la atención de los bibliófilos. Casi puedo imaginar alguno de los ejemplares descritos por Palau en alguna biblioteca de ocultismo, como las que aparecen en "El club Dumas". Si es que estamos echados a perder...

lamberto palmart dijo...

Estiamdo Diego, hay muchos libros raros en comercio que abundan en las biblioteca, y en muchas ocasiones se utiliza como criterio de rareza los ejemplares en el CCPBE. También es verdad que es muy dificil controlar los títulos que circulan en subastas y librerías. En los dos libros que citas, aparecen 9 y 13 ejemplares en el CCPBE y son rarísimos.
En cuanto al tema de los ángeles, tenía que haber hecho mención del Libro de los Ángeles de Françesc Eiximenis, Burgos 1490. Que un librero lo tiene a la venta en un precio, bastante, bastante alto.

Estimado Urzay, tambien me gustaría darme una vuelta por una biblioteca del estilo del "Club Dumas" hasta la escenificación en la adaptación cinematográfica de Polansky, tampoco me desagrada. Los temas raros, llevan a libros raros y codiciados, lo cual hacen que circulen poco y se "atesoren" para desgracia nuestra ¡Que le vamos a hacer!

Alberto Gamarra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alberto Gamarra dijo...

Excelente estudio. Hace ya tiempo vi en venta un ejemplar de "Beneficios del Glorioso Angel de Nuestra Guarda y efectos del Gobierno de Dios Invisible", publicada en Zaragoza por Francisco Dormer en 1637, que también habla sobre las presencias demoníacas en el valle del Tena, y en la actualidad prácticamente imposible de encontrar. (CCPB000035090-7 )

¡Que paséis muchas páginas!

lamberto palmart dijo...

Alberto, gracias por tu elogio y tu comentario. Lástima no haberlo pillado, seguro que estaría hasta bien de precio. En ocasiones hay libros que por su título no nos llaman la atención y su contenido es realmente interesante.
Es lo bello de este mundo; nunca dejas de aprender.

Saludos bibliófilos.

Galderich dijo...

Es curioso, o no, como los libros nos transportan a conocer la época y las circunstancias que lo emmarcan.

El libro que nos presentas es un buen ejemplo de todo ello. Gracias por traernos este raro ejemplar (aunque haya varios en el CCPBE)y reproducir este raro y bello grabado.

Marco Fabrizio Ramírez Padilla dijo...

Lamberto.

Tengo una afición desbordada por este tipo de historias. Como ya han mencionado nuestros amigos tiene todos los atributos para convertirse en una novela de Peréz Reverte.
Con el plus, de la hermosa metáfora de una imprenta para un libro.

Saludos.

lamberto palmart dijo...

Estimado Galderich:

esta es una de las cosas que hacen grandes a los libros, su capacidad de crear alrededor suyo historias y anécdotas que van más hallá de su propio contenido.

Estimado Marco Fabrizio:

totalmente de acuerdo contigo, también me apasionan estas historias. Estoy seguro que algún dia nos ofrecerás alguna historia mexicana de características similares.
Si no conoces el monasterio de San Juan de la Peña, busca imagenes en internet y aun te sorprenderá más que se halla llevado hasta allí la imprenta para la factura de este libro. Realmente mágico.

Saludos a ambos.

Ana dijo...

Indudablemente no estoy a vuestra altura de conocimientos literarios, entré en la página buscando referencias a las inquietudes que, en ocasiones, me aturden. Vivo en un lugar de alta montaña, agreste y duro, lejano y hasta hace poco cerrado en si mismo y observo a sus habitantes, intento entender sus espiritus, el ánimo de sus acciones y he llegado a preguntarme... ¿Demonios?
No ya humanos influidos por el demonio sino demonios encarnados en humanos.
Me resulta dificil comprender... tanto regocijo en el dolor del prójimo, duro, dificil... ¿Falta algo en la evolución humana? o ¿Es un retroceso?
Nada que ver con vuestra inquietudes literarias pero enlazado quizás con aquellos mundos interpretados.

Jose Gonzalez dijo...

necesito informacion de sitios especializados donde poder vender un ejemplar en muy optimas condiciones este magnifico libro, gracias

lamberto palmart dijo...

Le agradecería que se pusiera en contacto conmigo a través de mi correo lambertopalmart@hotmail.com. Gracias